Sólo la Cruz de Cristo Salva

Mis hermanas amadas en Cristo, las amo en el Señor.

Llevo días meditando sobre esta misma Palabra: “Los que tratan de obligarlos a circuncidarse lo hacen para quedar bien con otros. No quieren ser perseguidos por enseñar que solo la cruz de Cristo salva.” Gálatas 5:12 NTV

A pesar de los muchos años que nos separan del momento en que Pablo escribió la carta a los gálatas, seguimos enfrentando los mismos problemas que ellos en cuanto a lo que esta Palabra les advierte -tengan cuidado de los que por quedar bien con otros dicen que la cruz de Jesús no es lo único que salva, en otras palabras.

Estamos rodeados de creencias diferentes que aseguran dar la salvación eterna. Hay miles de formas distintas que los que las creen, están convencidos que a través de su práctica, pueden llegar al cielo. También hay los que creen que siendo buenos y no haciéndole daño a nadie, les es suficiente para ganar la vida eterna.

Hay muchos que a pesar de conocer la Palabra de Dios, de saber lo que a cabalidad dice, y de creer firmemente en ella, por temor a no quedar bien con todos, y por temor a ser rechazados, perseguidos, y aborrecidos, nos guardamos para nosotros que “solo la cruz de Cristo salva” y predicamos de todo lo demás.

Haciendo esto, le hacemos un daño mayor a aquellos que desean alcanzar la entrada al cielo, pero que creen que pueden lograrlo de otra forma que no es precisamente a través de la cruz de Jesús, o sea, de aceptar su sacrificio en la cruz para darnos la salvación. Y callando por temor a perderlos les hacemos un daño mayor.

Los que predicaban a los gálatas que debían ser circuncidados para ser salvos, estaban haciéndolo para quedar bien con aquellos que creían esta enseñanza, pero ellos mismos sabían que no era necesario para la salvación, pues el sacrificio de Jesús no necesita nada más para ser efectivo. Los que promovían dicha enseñanza, no era que negaban que aceptando el sacrificio  de Jesús tenían salvación sino que también podían obtenerla de otras formas, siendo la circuncisión una de ellas.

Hoy en día por temor a ser rechazados, podemos decir que la cruz de Jesús salva, pero también podemos ser salvos de otras maneras, lo cual no es lo que enseña la Palabra de Dios.

Como mujeres de Dios tenemos una responsabilidad, la de predicar al mundo que “solo la cruz de Cristo salva.” Por supuesto, no es lo que muchos desean escuchar. Por supuesto, no es lo que nos va a dar popularidad. Posiblemente la lista de nuestros amigos sea reducida, y puede ser que hasta enfrentemos la persecución.

Pero que lo callemos o no, lo digamos o no, no deja de ser una realidad, que solo aceptando el sacrificio de Jesús en la cruz podemos ser salvos, porque allí fue que se abrió camino para llegar al Padre, camino que antes de Cristo estaba cerrado por causa del pecado y de la separación de Dios con la humanidad pecaminosa. Es a través del sacrificio en la cruz que la humanidad tiene acceso a Su Creador y Dios.

Mujer maravillosa, pídele valor a Dios. No calles tu boca para hablar la verdad del Evangelio. Es lo único que tiene el poder para cambiar vidas, para transformar los corazones, para traer la luz a lo que estaba oscuro, es lo único que puede dar vida.

Yo también le pido valor a Dios para mantenerme firme sin fluctuar, predicando la verdad a pesar de no ser agradable, de no ser aceptada, pero hablando la verdad que sé que tiene el poder para transformar.

Quiero que Dios me dé el poder, y lo pido para ti también, de hablar con amor, a pesar de la posible persecución, que “sólo la cruz de Cristo salva.”

Dios las bendiga! Prosigan haciendo la obra del Señor!

Con amor,

Nerlyn Domínguez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *