Medita en la Verdad

Es fácil para el enemigo ganar ventaja sobre nuestras vidas si logra entrar en nuestra mente con sus sucias mentiras. El trata, constantemente. Su éxito depende de nosotras, mujeres.

A nuestro enemigo le fascina entrar en nuestra mente usando cualquier evento sin importancia, cualquier palabra dicha sin pensar, y cualquier acción descuidada, para lastimar nuestro valor, atacar nuestra autoestima, y provocarnos un peso en el alma y un sentimiento de dolor en el corazón.

A él le gusta engañarnos haciéndonos pensar que no somos amadas, que no somos importantes, y que no somos valoradas. A él le encanta que demos cabida en nuestra mente a sus mentiras y que meditemos en ellas hasta llegar a creerlas. Estas mentiras cambian la forma en que nos vemos, trastornan nuestra verdadera identidad, y nos limitan pensando que no podemos, que no merecemos, y que no servimos.

Todo esto porque sabe que la mujer es poderosa en Dios, capaz de grandes hazañas y de darle golpes mortales a sus planes. La mujer es capaz de grandes victorias. Es activista humanitaria por naturaleza, defiende las causas justas, siente el dolor ajeno, se conmueve, y reacciona. La mujer puede siempre dar frutos a cada paso, con cada palabra, con cada trato. La mujer tiene la facultad de dar la vida, nutrirla, y protegerla. La mujer es un agente de vida.

Si Satanás subyuga a la mujer cambiando a través de mentiras la forma en que se mira, reprime sus facultades, y mientras ella se encuentre subyugada y desvalorada, él andará suelto haciendo sus fechorías.

La mujer piensa, medita, encuba los pensamientos y actúa según ellos. Si contempla la mentira, se paraliza, se desgasta, se pierde en la mentira. Pero si medita en la verdad, se convierte en dinamita que explota y desbarata los planes del diablo.

Una mujer cuyo código de pensamiento es la verdad, es un arma viviente que no se le puede hacer frente, que está siempre lista para avanzar, para pelear, para conquistar los terrenos de dominio que Dios le da, para tocar las vidas y ser un instrumento de amor y de paz.

Aunque el mundo no nos entregue el Premio Nobel de la Paz, ni recibamos medallas y condecoraciones, nuestro trabajo  no es en vano, pues en el Cielo, Dios lo recompensará. Así que mujer, toma dominio de tus pensamientos, señorea tú sobre ellos, elimina de un golpe la mentira, y contempla solamente la Verdad. Para esto, proponte navegar en las aguas profundas de la Verdad. Jesús dijo:

“Escudriñad las Escrituras, porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí” Juan 5:39

Debemos tomar acción sobre nuestros pensamientos, reconocer los pensamientos que provienen de la mentira, erradicarlos de nuestra mente, y remplazarlos por pensamientos que provienen de la Verdad. Jesús dijo: “Conoceréis la verdad  y la verdad os hará libres” Juan 8:32. También dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida” Juan 14:6.

Medita en la Verdad y cuando veas venir la mentira, cámbiala inmediatamente por la Verdad.

Tu hermana en Cristo,

Nerlyn Domíguez

 

2 thoughts on “Medita en la Verdad

  1. Pastora Elys says:

    Palabras sabias, verdaderas y edificantes. Ya satanas fue vencida en la Cruz del Calvario, pagando El Señor un precio muy alto por ti y por mi, no dejes que en tu vida influya un perdedor, somos más que vencedoras en Cristo, sigamos ADELANTE!!!!
    Te bendigo Nerlyn, sigue adelante no pares que El Señir está contigo y toda aquella mujer que crea en El y sus promesas,

    • Nerlyn Dominguez says:

      Amén a sus palabras Pastora Elys. Gracias y el Señor la use para llegar a mujeres y ayudarlas a ser todo lo que fueron diseñadas para ser. Dios la bendiga en su Ministerio Servidores del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *