Cargada sobre Sus Hombros

Por primera vez me sentí hoy dentro de la historia de la oveja perdida (Lucas 15:3-7). Un Pastor que tiene 100 ovejas deja a 99 para encontrar a tan solo una. Sentí el corazón del Pastor y entendí Su deseo de tenerla. Entendí la importancia de esa pequeña oveja, tanto como para dejar a 99, e ir en busca de ella.

Después de años de leer esta historia, y siempre verla desde afuera, hoy estuve literalmente dentro de ella. Esta vez fui yo la oveja que el Pastor rescata y regresa a Su rebaño. No que antes Él no me haya buscado; no que antes yo no me haya perdido; sino que hoy me di cuenta, que yo también soy esa oveja que estando dentro del rebaño se comienza a ir, distraída por sus pensamientos, arrastrada por sus ideas, ilusionada con nuevas formas, mirando avenidas placenteras, y que sin darse cuenta, va caminando hacia fuera.

La pregunta es: ¿por qué Él no nos deja? ¿Por qué no deja que la oveja tome el curso que tanto desea? Es curioso cómo nos alejamos tan solo cuanto Él nos permite. Por un momento parece que tenemos total control de nuestro rumbo, que doblamos el timón para girar al lugar que deseamos, pero justo cuando nos estamos ya alejando, cuando al verdadero director de nuestra vida no le gusta el camino que estamos tomando, entonces va ahí, donde estamos, y como buen pastor que rescata a su oveja perdida, llega Jesús, nos toma en Sus brazos, y nuevamente nos mete en Su rebaño, donde podemos estar seguras, donde vamos a estar a salvo.

¿Lo has sentido? ¿El peso de Sus manos? ¿Has sentido que te está rescatando? ¿Cómo yo reconoces algún momento en tu vida donde el Buen Pastor te tomó en Sus brazos? Gracias a ese amor individual que siente por cada una de Sus ovejas es que hemos sido rescatadas reiteradas veces. Sin importar cuantas ovejas tiene, también nos quiere a nosotras. No nos permitirá alejarnos demasiado, en cuanto nos vea más distante de lo que desea, saldrá en busca de nuestro alcance, llegará allí donde nos hemos ido, hará lo que sea para tomarnos, y traernos de vuelta junto a Su regazo.

Por muchas veces hemos sido la oveja que se pierde, pero tantas veces nos alejamos, tantas veces el Buen Pastor sale a buscarnos. No sé por qué me quiere tanto, pero le estoy agradecida que una y otra vez provoque mi asombro, que sin saber cómo, me halle nuevamente– cargada sobre Sus hombros.

Si como yo también has sentido el peso de Sus manos, si te has dado cuenta de cómo te ha rescatado, si como yo en vez de leer esta historia la has protagonizado, ¿por qué no le dices con todo lo que tienes: Gracias Jesús, por una y otra vez, seguirme rescatando?

Dios te bendiga.

 

Nerlyn Domínguez,

Una oveja agradecida.

10 thoughts on “Cargada sobre Sus Hombros

  1. Pastora Elys says:

    Mi hermana una vez más vemos el amor del Padre tan tangible e incondicional, claro q alguna vez me sentí así, es por eso q Dios a puesto en nuestros corazones levantar mujeres. Por q cuando ellas se siente q ya no hay más opción El Señor se hace presente. El Señor está buscando corazones dispuestos a servirles y yo se q tú eres una de esas mujeres q le dijo Heme Aquí. Gracias por tu reflexión la palabra no regresa vacía, sigue adelante. Aquí estoy para lo que me necesites. Bendecida

    • Nerlyn Dominguez says:

      Amén, Pastora Elys. Gracias por tan hermosas palabras y por su reflexión también acerca del amor incondicional que tenemos en Jesús. Sí, nuestra misión es ayudar a todas las mujeres que sepan que tenemos esperanza en Aquel que más nos ama. Que Dios la siga usando.

        • Nerlyn Dominguez says:

          Maria, !tantas gracias! Le agradezco por esas palabras tan hermosas. Cuánto me place que le haya gustado. Reciba un abrazo cariñoso de mi parte, el Señor la bendiga!

      • Nerlyn Dominguez says:

        Gracias Millie, que gusto y que placer que te halla gustado. Gracias por tus bendiciones, y le pido a Dios escuche tus deseos y me bendiga, como así me siga dando mensajes lindos para todas ustedes mis amigas que tanto amo. Es una satisfacción para mí llegar a sus vidas con estos escritos que me salen del corazón, que Dios me siga llenando para seguir dando estos bellos mensajes. Un beso y un abrazo Millie querida.

    • Nerlyn Dominguez says:

      Amén, Amén mi querida amiga, somos ovejitas agradecidas que no nos movemos sin la mano protectora de nuestro Pastor, que tanto necesitamos. Jesús, nuestro guía, Maestro, Amigo, y nuestro protector, a El sea la Gloria por siempre, Amén! Un besito para tí. Que Dios te bendiga mucho y te siga usando allí en cada lugar donde estás, casa, trabajo, familia, en cada momento te use para llevar aliento y alegría a cada vida.

  2. Mirna Torrealba says:

    Q bello Nerlin. Tus palabras siempre me hacen reflexionar de una manera increíble. Tantas veces me e sentido como esa oveja perdida pero el buen pastor siempre me encuentra cuando menos me lo espero.
    Esta ves pusistes lágrimas en mis ojos porq de verdad estoy tan agradecida q el gran pastor nunca se da por vencido, siempre nos encuentra… te quiero mucho….

    • Nerlyn Dominguez says:

      Que emosión tan grande me han dado tus palabras, Mirnita. Al leerlas, mi corazón solo puede decir: Gracias Señor, toda la gloria es para Ti!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *