Para Esto Has Llegado Ahí

La reina Ester llegó al Palacio de Persia a través de un plan estratégico de Dios. Se dieron una serie de acontecimientos que permitieron la llegada de la jovencita judía al Palacio. La gracia y el favor de Dios sobre ella, permitieron que fuera la favorita y la elegida del rey.

Hubo un cambio de estilo en su vida. Junto con su reinado tenía nuevas obligaciones y responsabilidades. Pasarían por su cabeza todas las nuevas costumbres, y estilo de vida que debía obtener. ¿Sabría Ester que su llegada al palacio tenía un propósito mayor que el de ser reina? ¿Estaría tan absuelta en su nuevo estilo de vida, que le hiciera perder de vista, el verdadero propósito de su vida?

Dios es un Dios de propósito. Y siempre que nos permite entrar a un lugar, es porque tiene diseñado un plan para causar algo que Él quiere hacer.

Como la reina Ester, tú también estás en ese lugar con un propósito. No solamente para bendecir tu vida como obviamente la vida de Ester fue bendecida, sino para que muchas otras personas sean favorecidas.

Con el día a día y sus muchas cosas por realizar, se nos pasa de vista que Dios nos quiere usar. Gracias a Dios por Mardoqueo, que no permitió que la reina Ester se consumiera en su propia vida, sino que levantara su cabeza y mirara por los demás, y se diera cuenta de su misión.

El pueblo judío estaba a punto de ser aniquilado, y algo se debía hacer con urgencia. Si el plan del enemigo se llevaba a cabo, aun la propia vida de Ester debía morir. “Entonces dijo Mardoqueo que respondiesen a Ester: No pienses que escaparás en la casa del rey más que cualquier otro judío. Porque si callas absolutamente en este tiempo, respiro y liberación vendrá de alguna otra parte para los judíos; mas tú y la casa de tu padre pereceréis. ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino?” Ester 4:13 y 14

Ahora se daba cuenta que su vida era más que la de ser reina, que había llegado al reino no solo por ella, sino por causa de un pueblo. Había sido elegida por Dios con un propósito, y debía cumplir una misión.

Al igual que a la reina Ester, Dios nos coloca en lugares específicos con una misión. Si nos enfocamos solo en nosotros, vamos a perder de vista el plan mayor. Entonces es cuando necesitamos la intervención del Espíritu Santo para mostrarnos el plan de Dios, y el verdadero propósito de nuestra llegada ahí. Hay una misión que debemos cumplir.

Ahora es tu momento de quitar la vista de ti, y ponerla a tu alrededor. ¿Qué está sucediendo en ese lugar donde estás? ¿Qué situación contraria a la Palabra de Dios está ocurriendo? ¿Hay injusticia? ¿Hay falsedad? ¿Hay alguien sufriendo? ¿Hay desigualdad? ¿Hay algo que no está correcto? ¿Qué misión espiritual tienes ahí? Dios te ha puesto ahí con un propósito, y debes cumplirlo.

Busca el consejo de Mardoqueo. Busca la instrucción del Espíritu Santo. ¿Qué quiere Dios que hagas allí, en ese especifico lugar donde te ha puesto? ¿Cuál es la necesidad que hay? ¿Qué batallas espirituales debes luchar?

No pierdas de vista el plan de Dios sobre tu vida. Enfócate en El y has lo que pida hacer. El Espíritu Santo te dará las estrategias, las palabras correctas, la oración perfecta.

Si aún no has visto el propósito de Dios por el cual estás ahí, no te preocupes, también le pasó a Ester. Ella necesitó a Mardoqueo. Mardoqueo tipifica la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas, que nos muestra y nos guía a lo que tenemos que hacer. Nadie nos puede mostrar el corazón de Dios, sino el Espíritu Santo que está en Dios. Pero no es tarde. Aun estás a tiempo, si aún sigues ahí es porque aun Dios te necesita. En el libro de Ester se narró la historia de una batalla entre los judíos y los persas, y nosotros también estamos en guerra. Pablo le recordó a los efesios:

“Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.” Efesios 6:12

Así que vístete con la Armadura de Dios, y proponte realizar el plan de Dios para tu vida, porque quién sabe, si para esta hora, has llegado ahí.

Dios te bendiga.

Tu amiga, Nerlyn Domínguez

3 thoughts on “Para Esto Has Llegado Ahí

  1. Mirna says:

    Yo quiero ser como Esther. Esa reina elegida con un plan perfecto para la Gloria De Dios!!!
    Gracias Nerlin por esta reflexcion tan importante de recordar q debemos pedir al Espíritu Santo por su guía cuando nos pone aveces en ese lugar q no entendemos porq estamos ahí o simplemente no nos sentimos comodas.. que lindo… besitos

    • Nerlyn Dominguez says:

      Me alegra mucho que te gustara, Mirnita, y que Dios te recordara lecciones importantes a través de esta lectura. Toda la Gloria es para Dios. Perdemos de vista facilmente cuánto podemos glorificar a Dios desde nuestra casa, nuestro trabajo, y aún desde el Supermercado cuando nos encontramos haciendo nuestras compras; en cada lugar y en medio de cualquier actividad, podemos servir a Dios y glorificar Su Nombre, y cuando El nos coloca en un lugar, desea usarnos para tocar vidas.
      Un besito, Mirnita, gracias por visitor mi Blog. Nos vemos pronto para trabajar en el proyecto maravilloso que Dios ha puesto en nuestras manos. Pronto estaré hablando de ese proyecto en este Blog, para que otras mujeres se animen a trabajar en proyectos similares también. Dios te bendiga!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *