Atractivas por las Buenas Obras

La Mujer Conforme al Corazón de Dios, no necesita que la ropa la haga lucir hermosa. Ella confía en otra clase de vestimenta, la de las buenas obras. Las buenas cosas no son las que nos hacen atractivas, sino las buenas obras.

Esto enseñó el Apóstol Pablo en 1 Timoteo 2.9-10 Quiero que las mujeres se vistan de una manera modesta. Deberían llevar la ropa decente y apropiada y no llamar la atención… Pues las mujeres que pretenden ser dedicadas a Dios deberían hacerse atractivas por las cosas buenas que hacen. NTV

Nuestra confianza no está en la ropa que despliegan las revistas de moda, ni en las cosas lindas que podríamos comprar. Nuestra imagen hermosa nace de adentro, de un corazón que ama a Dios, y al prójimo como a sí misma. Y no solo ama sino que demuestra el amor con buenas obras.

Esas buenas obras nos visten de piedad, de bondad, de ternura y amor. Con cada acto de amor expresado en una buena obra, nuestro corazón se va adornando capa tras capa de una vestimenta especial. No se ve a simple vista, pero se siente. Seremos a los ojos de quienes nos ven inexplicablemente hermosas. Ellos no sabrán que es lo que nos hace lucir tan lindas, no es la ropa, no son los accesorios, hay algo más. Claro que los accesorios bien elegidos con la ropa apropiada para cada ocasión y de forma modesta, irá a la par con lo que tenemos dentro. Pero se hará notorio un algo inusual, un toque de seda amoroso, un corazón adornado con la sencillez de un espíritu limpio que esconde algo más que el gusto por el buen vestir.

Otros muchos no lo reconocerán, pasarán de largo sin darse cuenta que llevamos algo especial. Pero nuestra hermosura lleva solo un propósito, glorificar a Dios con todo lo que somos, incluyendo, con nuestra forma de vestir. Por eso nos vestimos de buenas obras, que hablan del amor que sentimos por Dios y por los demás.

Como mujeres conforme al corazón de Dios no buscamos seducir ni enamorar, no hay maldad en nuestra mirada, ni doble sentido en nuestra voz. No hacemos nada con doble intención. Somos hermosas por las cosas que hacemos y por la forma en que vivimos. Las buenas obras solo forman parte de nuestra vida pues nacen de lo más profundo de nuestro ser.

Nos llenamos del amor de Dios, y lo reflejamos en todo lo que hacemos.

Es mi deseo que esta palabra haya llegado a tu corazón y desees vestirte con buenas obras, pues sobrepasan la belleza pasajera de lo que luce solo en lo exterior.  Glorifica a Dios haciendo buenas obras que complementen tu forma de vestir y de vivir.

Dios te bendiga,

Nerlyn Domínguez

4 thoughts on “Atractivas por las Buenas Obras

  1. Amelia Maldonado says:

    Nerlyn. Simplemente hermoso!!!! Felicitaciones por tu nuevo blog. Sigue escribiendo que esto es inspiración divina. Como alguna vez te dije me consta que eres un instrumento de Dios. Adelante!!!

    Abrazos,
    Amelia

    • Nerlyn Dominguez says:

      Muchas gracias Amelia, que gusto me da que haya visitado el blog y más aún que le haya gustado. Me siento agradecida con Dios que me haya inspirado a escribir cosas que pueden llegar a los corazones de mujeres tan maravillosas como usted. Dios la bendiga!

    • Nerlyn Dominguez says:

      Gracias mi bella amiga. Tu eres Hermosa por tus buenas obras, por tu buen carácter, por tu disposición a ayudar, por estar dispuesta siempre a escuchar. Tú eres ejemplo de una mujer que permanence vestida por las buenas obras y todos alrededor tuyos lo nota. Que Dios te siga usando. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *