La Verdadera “Wonder Woman”

Wonder Woman es un personaje de los Comics que representa a una mujer con poderes sobrenaturales, fuerte, y valiente. Ayudada de ciertas destrezas y de armas sofisticadas, puede pelear y vencer el mal. Su nombre encierra lo que se siente al verla: Wonder, en Español: Maravilla.

Sus actos maravillan a quienes la ven.  Pero este personaje no es una realidad. En nuestro mundo real existen y han existido siempre verdaderas “Wonder Women”. Mujeres que tienen el poder otorgado por Dios para hacer obras maravillosas. Mujeres capaces para los actos que demandan una fuente de valentía inexplicable, una convicción inmovible en la verdad, y una dosis extrema de amor. Todo provisto por la fuente inagotable de Dios que capacita a la mujer para ser como Dios la ve: Mujer Maravillosa.

Como en la historia de los Comics, la mujer maravillosa real, también combate contra el mal. Ella tiene un fuerte celo por la justicia y se levanta para defender a los oprimidos e indefensos. Su misión es buscar la paz. Siente misericordia y ayuda a los necesitados. La mujer maravillosa de hoy está siempre en actividad.

Su traje de heroína es la Armadura de Dios:

“Pónganse todas las piezas de la armadura de Dios para poder resistir al enemigo en el tiempo del mal. Así, después de la batalla, todavía seguirán de pie, firmes. Defiendan su posición, poniéndose el cinturón de la verdad y la coraza de la justicia de Dios. Pónganse como calzado la paz que proviene de la Buena Noticia a fin de estar completamente preparadas. Además de todo eso, levanten el escudo de la fe para detener las flechas encendidas del diablo. Pónganse la salvación como casco y tomen la espada del Espíritu, la cual es la Palabra de Dios.” Efesios 6:13-17 NTV

Toda fuerza maligna es derribada cuando la mujer se viste con la Armadura de Dios. De ella obtiene sus poderes sobrenaturales, su fuerza y seguridad. Después de vestirse se mantiene en oración. Con la oración se llena de la fuerza para usar cada arma espíritual.

Con tanta injustica y maldad, que se levanten muchas mujeres maravillosas, es más que una necesidad.

Tóma la Armadura de Dios, haz uso de la oración, y sal a combatir el mal. Tú eres una de las Verdaderas Mujeres Maravillosas que Dios desea usar.

Dios te bendiga,

Nerlyn Domínguez

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *