Más Valiosa Que Una Joya

Mujer Virtuosa, ¿Quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. Proverbios 31:10

¡Lo qué han hecho los hombres a través de la historia en busca de tesoros y piedras preciosas! Me viene a la mente los barcos piratas, hombres dedicados a la búsqueda de tesoros y riquezas, entrenados a adquirirlas de forma violenta, y viviendo constantemente a la deriva arriesgando su vida, solo por obtener algo que fácilmente pudieron haber encontrado cerca de ellos en la presencia de una mujer.

Pues una buena mujer es un tesoro; es como una joya, por su finura, calidad, y hermosura. Pero todo lo que puede valer una piedra preciosa, aun no es comparable a nuestro valor, pues nuestro valor y estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.

Entonces, no somos cualquier cosa. Tenemos un valor muy alto, y hay Alguien que lo sabe muy bien. Él nos ve como lo que somos, mujeres capaces y virtuosas. Cuando Él nos ve, reconoce nuestro gran valor, para Él somos como joyas, dignas de admiración y de ser cuidadas con los mayores cuidados, como guardando el tesoro más preciado.

En Jesús encontramos nuestro valor. Él nos lo da a conocer. Todo cuanto somos en realidad es revelado a nuestras vidas a través de Jesús, y en Él es recuperada nuestra estima, son pulidas nuestras impurezas, y es resaltado nuestro brillo.

Jesús es también el ejemplo para cada hombre de cómo deben vernos, de cómo deben valorarnos, y de cómo deben ver por nosotras, hasta llegar al punto de dar su propia vida si eso significa defender la nuestra.

Para los maridos, eso significa: ame cada uno a su esposa tal como Cristo amó a la Iglesia. Él entregó su vida por ella a fin de hacerla santa y limpia al lavarla mediante la purificación de la Palabra de Dios. Efesios 5:25-26

Todo hombre debe valorar a la mujer, pues es también la imagen del Dios viviente, y Él nos ha visto valiosas al punto de dar Su vida por nosotras. Pensar contrario a lo que Cristo piensa, es ir en contra de Él. 

Dios es tan rico en gracia y bondad que compró nuestra libertad con la sangre del Su Hijo y perdonó nuestros pecados. Efesios 1:7

Jesús compró nuestra libertad, mujer, para que vivamos con toda dignidad y libres para expresar todo lo que somos, dar todo lo que tenemos, e impactar al mundo con nuestra identidad y carácter diseñado por Dios para mostrar Su gloria de una forma única e irrepetible. Tenemos dentro de nosotras todo lo que necesitamos para mostrar al mundo el amor y la gracia de Dios de una forma muy nuestra y particular, sin necesidad de imitar. 

No podemos bajar la cabeza y humillar la mirada por la forma en que alguien nos ve y nos trata, si esta es contraria a la forma que nuestro Jesús nos ve. Es Él quien dicta nuestra forma, postura y valor. Él es nuestro catalizador. Por tanto, nuestra mirada, debe estar complemente concentrada en Él. Miramos a los demás para dar el amor de Jesús, para mostrarlo a Él en nosotras, pero venimos a Jesús para saber quién somos y conocer nuestro valor, nadie más lo dicta.

Entonces Cristo habitará en el corazón de ustedes a medida que confíen en Él. Echarán raíces profundas en el amor de Dios, y ellas los mantendrán fuertes. Efesios 3:17

Comportémonos como lo que somos en todo tiempo, lugar y ocasión. No seamos movidas por las presiones externas. Anclémonos en la piedra inconmovible, echemos raíces profundas en Él, para que nada nos pueda mover, ni lastimar nuestra imagen. Vivamos reconociendo nuestro valor, pero cuidemos quien somos. Vivamos con toda honra, cuidando nuestras acciones y hasta nuestros pensamientos más profundos, no demos riendas sueltas a cualquier sentimiento, sino seamos guiadas y transformadas en todo tiempo por la Palabra. Como mujeres virtuosas tenemos una gran necesidad de vivir en la Palabra. Allí descubriremos las cosas que le traen honra a Dios y que mantienen limpian nuestra alma.

Recordando que,

Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables ante Sus ojos. Efesios 1:4

Es mi deseo, mujer, que todas nosotras experimentemos el amor de Cristo, aun cuando es demasiado grande para comprenderlo todo, para llegar a ser completas con toda la plenitud de la vida y el poder que proviene de Dios, (Efesios 3:19 parafraseado) Y comportarnos en todo tiempo, como las mujeres de inmenso valor que somos, brillando con la luz de Jesús y sabiendo muy dentro de nuestro interior lo valiosa que somos para Él.

Dios bendiga a toda mujer.

Con amor,

Nerlyn Domínguez

Todas las citas han sido tomadas de la Nueva Traducción Viviente, con excepción de Proverbios 31:10 RV

 

8 thoughts on “Más Valiosa Que Una Joya

    • Nerlyn Dominguez says:

      Gracias, mi querida hermana, por sus palabras hermosas, me han alegrado el alma y el corazón. Me da mucho gusto y le doy gracias a Dios que este escrito ha llegado a su vida para serle de bendición. Dios la continúe cuidando. Un abrazo.

    • Nerlyn Dominguez says:

      Mirnita bella!! Sí, muy preciadas, es bueno recordarlo y tenerlo bien claro. En El se encuentra nuestro valor y no puede ser robado por nada ni nadie. El nos ama así como nos creó y nos tiene en muy alta estima.
      Un beso, amiga, Dios te bendiga mucho. Gracias por leer mis post. Gracias!!!

  1. Adria Martinez says:

    Si la mujer es instrumento de Dios para crear la familia que es la roca de la sociedad.
    El hombre debe amar a su esposa cuidandola y no solo diciendole que la quiere pero siendo un proveedor para ella y sus hijos. Se trabaja tanto y la mujer tiene tantas obligaciones y Cree que es libre porque hace mucho de lo que antes no podia. Fuertes somos pero fragil tambien.
    Dios quiere cuidarnos el cuerpo, espiritu, y alma.
    Un saludo cariñoso a ti y seres amados y a tus lectores.
    Adria

    • Nerlyn Dominguez says:

      Lindas palabras, Adria, gracias por abundar en este tema tan importante con datos en los que debemos meditar, ya que es un tema que nos compete. Debemos cada día aferrarnos al Señor para vivir cumpliendo con nuestras tareas de una manera digna que glorifica Su Nombre.
      Gracias, Adria, un abrazo y muchas bendiciones!!

    • Nerlyn Dominguez says:

      Muchas gracias!!
      Estoy de acuerdo con usted, nos olvidamos de todo lo que Dios nos ha dado, de todo lo que somos en Él, de lo valiosas que somos para Él y buscamos en opiniones ajenas entender quien somos y saber si valemos o no. No podemos enfocarnos en ningún hombre o persona, debemos enfocarnos en Dios, y ahí descubrir quien somos, hallar nuestro valor, y caminar muy seguras de Su amor.
      Muchas gracias, hermana, por leerlo y comentar. Que el Señor la bendiga y bendiga a muchos, a través de usted.
      Un cariño, Nerlyn Domínguez
      Me encantaría volver a escuchar de usted en próximos escritos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *