Nada es en Vano

 

Nada de lo que Dios te pide es en vano. Si Dios te lo pide, hazlo, porque tendrá resultados positivos. No estaremos presentes la mayor parte del tiempo para ver los resultados porque no somos dueñas de los resultados. Entendemos que trabajamos para El, por lo tanto, la cosecha no es para nuestro beneficio, sino para el de Dios. El Dueño de la cosecha la recoge a su tiempo y la recibe en Su Reino. Nosotras somos los obreros que sembramos la semilla.

Por cada cosa que Dios pone en nuestro corazón, hay resultados que El quiere obtener. Para ser completamente efectivas debemos hacer lo que nos pide sin preocuparnos. Debemos entender que todo lo que Dios ha puesto en nuestro corazón es para algo bueno, y aunque no veamos los resultados debemos hacerlo. Dice la Palabra que sin fe, es imposible agradar a Dios (Heb. 11:6). Se necesita fe para creer que lo que sentimos proviene de El. Se necesita fe para creer que las cosas que pone en nuestro corazón tendrán frutos y ganancias. Se necesita fe para hacer las locuras que muchas veces aparecen en nuestro corazón y que no entendemos cómo llegaron allí.

Sin fe es imposible hacerlo, porque se necesita fe para creer que no es en vano lo que Dios nos ha mandado a hacer.

Por falta de fe, dejamos sin hacer obras maravillosas con resultados maravillosos en los corazones de tantas personas que Dios quiere bendecir. Dejamos sin hacer tantas ideas bellas que pone en nuestro corazón porque simplemente no las podemos entender.

El temor a los hombres, al que dirán, a la crítica, y a la falta de apoyo nos detiene. Y ahí se van quedando las cosas sin hacer. Aquellas ideas con el éxito garantizado de parte de Dios se ponen a un lado, porque nos faltó fe para creer que eran la voluntad de Dios.

Pero yo te digo que nada de lo que Dios te pide es en vano, así que hazlo. Determínate creerle y pon manos a la obra. Si te detienes, quien gana es el enemigo, pues aquellos frutos que Dios quería recoger se quedarán guardados en Su corazón porque no sembraste la semilla que te pidió. Pero Dios es paciente, y lo que quiere hacer contigo lo va a hacer. La tarea que te dio a ti es tuya y no te dejará hasta que lo hagas. Por eso, si sientes un deseo profundo en tu corazón, no te preocupes por el que dirán, por las críticas, o por la falta de apoyo, sino que llénate de valor, vístete de fe, y determínate hacerlo.

Lo más importante son los resultados, y esa parte le corresponde a Dios. A nosotras nos corresponde hacer lo que nos pide, y creer que no será en vano, pues Dios es quien produce en [nosotras] tanto el querer como el hacer para que se cumpla su buena voluntad” Filip. 2:13 NVI. Y Su voluntad es bendecir, cuidar, alimentar, sanar, restaurar y dar vida. Qué privilegio tan grande que nos use como instrumentos para bendecir, cuidar, alimentar, sanar, restaurar y dar vida.

¿Nos atrevemos a hacer lo que nos pide hacer? Entonces, ¿qué esperamos?

Manos a la obra!

Dios te bendiga en Su obra,

Nerlyn Domínguez

 

2 thoughts on “Nada es en Vano

  1. Mirna Torrealba says:

    Si Nerlin, Creo que cuando nos atrevemos a dar sin pensar en recibir, suceden cosas maravillosas. Mi Dios es expecto en transformar algo ordinario en extraudinario!! Solo tenemos que dar el primer paso que el se ocupa del resto. El ya puso en nosotros los dones y deseos, que son parte de nuestro propósito en esta vida…?? ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *